Di adiós a la piel reseca en invierno, ¿sabes cómo?

Llega el frío y con él, los grandes cambios de temperatura. Salimos de casa dejando atrás un ambiente templado; en la calle, ya notamos el primer contraste brusco. Nos enfrentamos, de golpe, a una temperatura que roza los cero grados. Durante el día salimos y entramos varias veces del trabajo, con las mismas o similares consecuencias. Estas variaciones tan bruscas de temperatura son una agresión para nuestra piel y, ésta, se reseca.

Piel sólo tenemos una y debemos cuidarla muy bien, también en invierno.

Piel seca, grasa y normal.

Existen tres tipos claramente diferenciados:

  • Normal.
  • Grasa.
  • Seca.

Se denomina piel normal, aquella que tiene un equilibrio entre el nivel de producción de sebo, el manto hidrolipídico y el contenido de agua.

Hablamos de piel grasa cuando la producción de sebo es más elevada que la normal, tiene un aspecto más brillante y también contiene más agua.

Por último, la piel seca es aquella que su contenido de agua está por debajo de 15%, produce menos sebo y tiene tendencia a resecarse, escamarse y agrietarse; de forma mucho más rápida y acusada que los otros dos tipos.

Piel reseca, en invierno aparece con más frecuencia.

Durante el año las temperaturas cambian y nuestro comportamiento con el entorno, también. En invierno solemos ir a la montaña a realizar otro tipo de deportes, como por ejemplo, esquiar. Este tipo de condiciones y cambios bruscos, afectan también a nuestro cuerpo y facilitan la aparición de la piel reseca. No todo es culpa de las calefacciones, el frío es un gran enemigo de nuestra piel.

¿Qué peligros existen cuando realizamos este tipo de deportes de invierno? ¿Cómo nos afectan y porqué provocan que aparezca una piel reseca?

Conforme incrementamos la altura sobre el nivel del mar, la radiación ultravioleta se filtra en menos medida; debido a una disminución de abosorventes en la atmósfera. La humedad ambiental, es menor a mayor altura. Si hay nieve, las radiaciones ultravioleta se reflejan y nuestra exposición es mucho mayor. Este nivel de radiación puede llegar a superar, hasta en un 60%, a la que existe en el nivel del mar.

Precauciones para evitar la piel reseca.

Lo primero que debemos destacar es la salud, por eso es importante seguir determinados consejos de protección, tanto en invierno como en verano. La exposición solar y los rayos ultravioleta, pueden ser muy perjudiciales y acarrear serios problemas.

Para evitar este tipo de problemas, en invierno, es importante seguir este tipo de consejos:

  • Si subimos a la nieve, nunca debemos olvidar el protector solar.
  • Debemos proteger nuestro cuerpo del frío, en la montaña, las inclemencias suelen aparecer de forma más habitual.
  • El reflejo del sol en la nieve también afecta a nuestros ojos, por eso es importante llevar las gafas adecuadas.
  • A muchas personas se le cortan los labios con facilidad, por eso es importante añadir un protector labial a nuestro “kit contra la piel reseca”

Tratamientos beneficiosos para la piel.

Hasta aquí, hemos hablado de los problemas a los que se enfrenta nuestra piel en invierno; por el aumento del frío y los cambios bruscos de temperatura. Ahora queremos explicaros qué se puede hacer para protegerla y cuidarla, porque piel, sólo tenemos una.

Citrus Vita Essense Vitamina C. Este tratamiento facial, está indicado una vez terminado el verano, porque ayuda a revitalizar las pieles dañadas por el sol. Aparentemente, esto no tiene nada que ver con el invierno, pero es importante destacar que si tratamos la piel durante el otoño; podremos afrontar mejor preparados la temporada más fría del año.

Limpieza de piel La Cura. Este tratamiento facial, es un verdadero antídoto contra los estragos que la vida causa en nuestra piel. Con esta técnica realizamos un limpieza facial profunda que, con la ayuda del vapor, facilita el proceso de extracción de comedones e impurezas. En este tratamiento aplicamos una mascarilla purificante, seguida de la mejor cosmética para el rostro.

Ritual de la Medina. Esta técnica, además del ritual del Hammam y un masaje energético, también incluye una exfoliación corporal con jabón negro. El jabón negro es muy rico en vitamina E y posee grandes propiedades beneficiosas para todo tipo de pieles. Es una exfoliación nada agresiva, que elimina las toxinas e hidrata la piel en profundidad.

Tratar la piel reseca en un Spa.

Los tratamientos de los que hablamos en este post, son algunos ejemplos de cómo podemos cuidar tu piel en nuestro Spa. En Le Patio Spa Barcelona, estaremos encantadas de que nos expliques qué necesitas; para así recomendarte el mejor tratamiento o ritual en tu caso concreto.

Lucir una piel brillamente en invierno es una tarea complicada. No podemos evitar los cambios bruscos de temperatura, lo que sí podemos hacer es cuidarla; para evitar que se reseque y mantenga una hidratación óptima, también en esta estación del año. ¿Te animas?

2018-10-29T20:34:28+00:00

Deja tu comentario