te explicamos como montar tu propio spa en casa

Continuamos con nuestra línea de contenidos para cuidarse en casa. Hoy, os compartimos algunas ideas para hacer vuestro propio Spa en casa. Sí lo sabemos, no es lo mismo, pero con un poco de imaginación seguro que podéis pasar un rato muy agradable y relajaros en casa.

Relajarse en casa como en un Spa.

Cuando podías salir a la calle, seguro que estabas deseando llegar a casa para poder descansar, y ahora seguro que estás deseando que llegue el momento de poder salir. Es evidente que lo mejor para cuidar tu cuerpo y tu mente, no es hacerte tu propio Spa sin salir de casa, pero como no nos queda otro remedio, vamos a compartir algunas ideas con todos vosotros.

Cuando estás en un Spa profesional, una de las cosas más importantes y que más relajan es el contacto con el agua. No hay nada como sentir el agua en la piel y esto tiene una explicación lógica: estamos hechos principalmente de agua. El agua es un recurso natural imprescindible para nuestra vida y nuestro desarrollo.

El agua nos facilita muchas de las reacciones químicas necesarias para nuestro organismo. Mantener una hidratación adecuada es algo muy necesario, tanto por dentro; bebiendo la cantidad que necesitamos diariamente, como también por fuera. Cuando decimos que estamos hechos de agua, no lo decimos porque sí, sino porque nuestro cuerpo está formado aproximadamente por un 60% de agua.

Después de todo un día sin salir del hogar, en una situación como la actual, también necesitamos desconectar y descansar. Relajarse creando tu momento Spa en casa, con un buen baño; puede ser una gran idea para terminar la jornada.

El agua y el concepto de Spa en casa.

Sentir el agua en la piel es una de las experiencias más placenteras y relajantes que existen. Para hacer que tu momento de relax se parezca lo más posible a un spa de verdad; te daremos algunos consejos. Antes una pequeña recomendación: si puedes, toma de vez en cuando un baño con agua fría o simplemente templada.

Si planificas un baño con agua fría o templada y utilizas un jabón neutro, tu cuerpo lo agradecerá. Este tipo de baño con agua fría o simplemente templada, va muy bien para quitarte las impurezas acumuladas durante el día.

Sabemos lo que estás pensando: si planeo mi baño tipo Spa en mi propia casa, mi objetivo es relajarme; y no quiero hacerlo con agua fría sino con agua caliente. La recomendación de hacer un baño de agua fría, no la desestimes porque es importante, pero vamos a focalizarnos en lo que estabas esperando realmente. Antes de centrarnos en un baño con agua más caliente, lo que recomendamos es crear un ambiente de relax total primero.

Un ambiente para relajarte en tu propia casa.

Por muy bien que te siente un baño calentito, nunca olvides que una experiencia en un spa es mucho más que sumergirte en agua. Si preparas un baño relajante sin prestar atención al ambiente, te quedarás a medias. Para ello es importante que pienses en el tipo de ilumación más idóneo. Si lo haces cuando todavía hay luz de día, puedes dejar que entre un poco de luz natural por la puerta o quizás por una ventana.

Si lo haces por la noche, quizás el momento ideal, puedes dejar el baño en penunbra y encender algunas velas aromáticas. El aroma también es importante, elige aquellos que más contribuyen a la relajación. Si quieres que tu experiencia sea lo más parecida a la de un spa profesional, deberías escoger olores suaves y florales. Quizás olor a cítricos, aromas frutales o ecucaliptus.

Ahora pasamos al sonido ambiental, otro aspecto fundamental que para tu experiencia sea total. Para un relax profundo te recomendamos crear una atmósfera tipo zen, como solemos hacer en Le Patio Spa Barcelona. Si no tienes música descargada, siempre puedes buscar listas de relax en spotify o quizás hasta en YouTube. Hoy en día tenemos muchas opciones. Tampoco la escuches desde el móvil, si tienes un altavoz bluetooth, mejor.

Momentos de relax, ahora más necesarios que nunca.

Sabemos que te gustaría acudir a un Spa profesional como Le patio Barcelona. A nosotros nos encantaría que pudieras venir, pero el momento actual nos pide colaboración, prudencia y mucha responsabilidad. Debemos hacer caso del “yo me quedo en casa” y ya volveremos a disfrutar del exterior. Mientras tanto, nosotros seguiremos compartiendo consejos para que os podáis cuidar en casa.

Hasta que volvamos a vernos, os deseamos mucha suerte, salud y mucho pero que mucho relax.