Beneficios del Baño Turco

ritual-hammam

A diferencia de lo que algunas personas piensan, dentro de un Baño Turco o Hammam, se suda menos que dentro de una sauna. Esto es debido a que la temperatura del Hammam es inferior, y el calor se suministra a través del vapor de agua. El calor del Baño Turco, no se crea de la misma forma que en la sauna. Al no calentarse agua y evaporarse, como medio para subir la temperatura, el proceso de sudoración es muy inferior.

El Hammam tiene muchos beneficios para el organismo, tanto a nivel físico como mental. El Baño Turco actúa como un antídoto perfecto para evadir las tensiones acumuladas; suministrando una sensación de agradable distensión, y ayudando a evadir el estrés acumulado. Pero aquí no acaba todo, porque además de los beneficios que nos aporta a nivel mental, también es muy ventajoso a nivel físico.

Ventajas de un Baño Turco.

Dentro del Hammam, se aceleran las funciones metabólicas, incrementamos la respiración; y se humidifican las vías respiratorias. El ambiente del Baño Turco tiene un efecto expectorante, con todos los beneficios que eso conlleva. Ayuda a eliminar toxinas e incluso puede mejorarnos la tos. Otra de sus ventajas es el aumento de la frecuencia cardíaca, incrementando la capacidad de intercambio de oxígeno.

Otra de la ventajas a destacar; es que tiene un efecto relajante, mayor que el que se produce dentro de una sauna finlandesa. Como sucede con el resto de saunas y baños, primero debemos acostumbrarnos a respirar un aire más saturado. Algunas personas experimentan cierto agobio al principio; sensación que se disipa rápidamente y es cuando pasa a disfrutarse plenamente.

El ambiente relajante del Baño Turco, en combinación con los aceites esenciales; ayuda a disminuir el estrés. También contribuye a mejorar las tensiones musculares, incluso los dolores superficiales. Después de una experiencia tan placentera, es normal que también nos ayude a conciliar el sueño.

El Ritual del Hammam.

El ritmo de vida actual causa estragos en muchos aspectos, vivimos en un mundo muy exigente. Para poder afrontar tales exigencias, a menudo muy estresantes, debemos encontrar momentos de relajación. Realizar actividades que nos ayuden a evadirnos; desconectar para conectar nuestra mente con nuestro cuerpo. El Baño Turco o Hammam, es el lugar perfecto para lograrlo.

El Ritual del Hammam se desarrolla alrededor de la humedad, el agua y el calor. La alta humedad, en combinación con una atmósfera cálida, lo convierten en un lugar perfecto para la relajación. Dentro del Hammam podrás desprenderte de las impurezas, evadirte de las tensiones y abrir tus pulmones. Es un baño caliente de vapor, de unos 46C°; con una difusión de aroma de aucaliptus, muy beneficioso para las vías respiratorias.

El Hammam se está consolidando como un ritual de belleza natural. Proveniente de la antigua Roma, y adaptado siglos más tarde en países como Marruecos o Turquía, ahora se está extendiendo por toda Europa. La cultura del baño es un momento muy “elaborado” para los árabes; a diferencia de los europeos, que consideramos el baño como aplicarnos jabón y poco más.

Disfruta del Hammam en el centro de Barcelona.

La Patio Spa Barcelona está diseñado entorno al agua, el patio y la zona de hidroterapia. El Hammam y el Jacuzzi dan paso al patio exterior, una zona de relajación; con hamacas, para que pases una experiencia inolvidable. Encontrarás más de 250m² de completa relajación y bienestar; y en pleno Eixample de la ciudad de Barcelona. Disponemos de tratamientos especializados, y un diseño concebido para que disfrutes del relax, en un espacio muy íntimo.

También hemos diseñado 5 cabinas de tratamientos, 3 patios de distintos tamaños, una zona de agua muy especial y única en la ciudad; que incluye el Hammam y el Jacuzzi. Una vez terminada tu experiencia, dispones de una tienda en la que exponemos gran variedad de productos.

Si quieres experimentar un momento único, para conectar cuerpo y mente, estaremos encantados a atenderte. ¿Te animas?

 

 

 

2018-07-14T11:57:57+00:00

Deja tu comentario