Nadie se sorprende si decimos que caminar es bueno, se habla y escribe mucho sobre esto. Quizás no conocemos todos los beneficios que nos aporta caminar; tanto a nivel físico pero también en el plano mental. A nosotros nos encanta pasear por Barcelona. Es un ejercicio muy sano que nos ayuda a desconectar. La clave está en andar sin un rumbo fijo, principalmente sin prisas y siendo conscientes del momento.

Te proponemos un paseo por Barcelona.

A veces pensamos que para desconectar tenemos que irnos lejos; subirnos a un coche y conducir hasta llegar a la montaña. Es evidente que la naturaleza nos ayuda a reconectar con nosotros mismos, pero también debemos aprender a valorar lo que tenemos más cerca. Hoy os proponemos un paseo por Barcelona, desde el Parc Güell, hasta el mar. ¿Estáis preparados?

El Parc Güell es uno de los espacios más conocidos de Barcelona, con el permiso de La Sagrada Família o de la Pedrera, por supuesto. Está situado entre las colinas de las Tres Creus y el Carmel. Es una de las grandes creaciones de Antonio Gaudí y desde hace unos 35 años es Patrimonio de la Humanidad. La parte quizás más fotografiada del parque, junto al dragón de la escalinata principal; es la inmensa plaza rodeada de bancos serpenteantes.

Aquí también encontraréis la sala de las cien columnas. Es un lugar espectacular, para perderos y hacer algunas instantáneas que lucirán perfectamente en vuestra cuenta de Instagram. Es una especie de porche que sostiene la gran plaza del parque. Su diseño recuerda al estilo aquitectónico dórico. La parte baja de las mismas está decorada con el emblemático y característico «trencadís». Un sello de identidad inconfundible de Antonio Gaudí.

Continuando con vuestra ruta por Barcelona.

Una vez dejamos atrás el Parc Güell de Barcelona, podemos bajar andando hasta la Travessera de Dalt. Mientras caminamos en dirección a la Plaça de Lesseps os proponemos hacer un alto el camino; para visitar els Jardins de Menéndez y Pelayo. Todavía hay muchas personas, incluso nacidas en Barcelona, que no los han visitado nunca. Estos jardines han estado cerrados al público, por obras, durantes unos 4 años. Abrieron de nuevo sus puertas a finales del 2018.

Es evidente que después de unas obras no todo el mundo está contento con el resultado; pero lo mejor es visitarlos para poder opinar nosotros mismos. Este espacio está compuesto por varios niveles, conectados entre ellos por unas rampas adaptadas. Aquí podremos descansar un rato antes de continuar nuestro paseo por Barcelona.

Una vez hemos reanudado nuestra ruta, caminamos por Travessera de Dalt, hasta llegar a la plaça de Lesseps. Desde allí os recomendamos bajar por el carrer Gran de Gràcia. Una calle comercial y muy emblemática de la ciudad de Barcelona. Es este eje comercial encontraréis algunas tiendas interesantes. Si tenéis que hacer algún regalo especial, aquí encontraréis alguna tienda de Gadgets y Gifts muy interesantes para todas las edades. Las paradas en el camino hacen que el trayecto sea más ameno y divertido.

Conectando con el Passeig de Gràcia de Barcelona.

El Passeig de Gràcia de Barcelona, no por conocido es menos interesante. Mientras bajamos en dirección a Plaça de Catalunya, os proponemos alternar entre el Passeig de Gràcia i Rambla de Catalunya. Estos son ejes comerciales en los que encontraremos tiendas de todo tipo. Llegados a este punto os recomendamos parar en Rambla Catalunya para tomar un té, un café, o quizás un chocolate caliente, dependiendo de la época del año. Hay varias cafeterías o heladerías conocidas en esta parte del trayecto. Os será fácil decidiros por una de ellas.

En el Passeig de Gràcia podéis sentiros como un turista más y fotografiar la Pedrera o la Casa Batlló. Los aficionados a las redes sociales, saben que estas fotografías suelen gustar mucho a sus seguidores de Instagram. Una vez habéis llegado a la Plaça de Catalunya, el centro de la ciudad por excelencia; os recomendamos bajar por el eje comercial de las calles Portal de l’Àngel i Portaferrissa.

Desde aquí y hasta llegar al mar, podéis hacer otro «alto en el camino» para ver tiendas muy interesantes y perderos por las calles más estrechas de Ciutat Vella. En algunos de estos locales podréis ver el trabajo de jóvenes diseñadores. Si visitáis esta zona a las puertas de navidad, encontraréis muchas tiendas con decoración muy divertida y escaparates que os llevarán directamente a vuestra infancia.

Y llegamos hasta el mar.

Mientras bajamos dirección mar por Ciutat Vella y serpenteamos entre calles y tiendas de Barcelona, casi no nos damos cuenta de la caminata que nos estamos dando. Perderse por esas calles estrechas, llenas de tiendas y de turistas, nos distrae para que no recordemos que nuestro paseo por Barcelona comenzó en la parte alta de la ciudad.

En la parte baja de nuestro paseo por la parte amurallada de la ciudad de Barcelona, y después de haber hecho alguna fotografía de la Catedral, llegaremos hasta el moll de la fusta, el final de nuestro paseo por Barcelona. Allí podéis reponer fuerzas cenando en algún lugar emblemático, hay para todos los gustos:

  • Restaurantes de pescado
  • Pasta y Pizza
  • Arroz
  • Carne…

Esperamos que este paseo por Barcelona os haya gustado y toméis buena nota. Caminar es muy bueno para reconectar con vosotros mismos. Cada cierto tiempo os propondremos alguna ruta alternativa, ¡porque hay muchas!

Si al día siguiente de una caminata por Barcelona queréis reponer fuerzas, quizás con un buen masaje, entrando en el Hammam o descansando en el jacuzzi; os esperamos en Le Patio Spa. Un oasis en pleno Eixample de Barcelona, donde además de descansar podréis conectar cuerpo y mente.